google-site-verification: google4800c3131d5bb5e8.html
Grabado, paisaje para una meditación

Grabado, paisaje para una meditación

Es el momento preciso…

Desde mi punto de vista ha influido considerablemente en la forma de entender el dibujo, la mancha, el color y la composición. Existen diferentes  procesos técnicos dentro del grabado calcográfico como puede ser aguatinta, aguafuerte, a la manera negra, en mi caso, al final es una incisión sobre una plancha de metal y atacar concienzudamente la misma con ácidos durante un periodo de tiempo. Siempre es por contraste de prueba y error, hasta encontrar el resultado óptimo le llamaremos prueba de estado. Lo divertido de todo esto es que trabajas al revés, siendo cada estampa diferente a la otra.

Al buscar en la web os aparece un montón de información relacionada con el fantástico mundo del grabado. Como oficio grabador destinado a reproducir imágenes y tipografías desde una imprenta hasta artistas que le han dado importancia.

Dado que a veces se entiende como una disciplina de artesanía, otros le dan la enorme categoría de Real Calcografía Nacional en 1789, siempre siguiendo las políticas ilustradas de la época.

Depende en cual ámbito profesional te muevas puede tener connotaciones diferentes, pero es una técnica que se emplea desde reproducción de libros, periódicos… ¡todo el mundo gráfico al alcance!

En mi caso aprendí hace más de 16 años estas técnicas y he desarrollado una colección que se basa en unas meditaciones que están en cada una de las estampas. La razón de cada lámina siempre han sido revisiones personales y sentimientos diferentes como la familia, el amor, el deseo y viajes.

Siempre me ha gustado interiorizar  aquel estudio, para ahora poder transmitir todos mis conocimientos a personas que quieran aprenderlos. Es importante saber que tienes en esa cabecita para poder emocionar desde tu corazón a través de un lápiz y un papel, ¿es fácil verdad? Cuando comencé desde pequeñito no hubiese dicho lo mismo. Te invito a que observes cada uno de los grabados y no dudes en contactar conmigo.

Saludos a tod@s

Juan José Andreu

El jardín de mi patio…

El jardín de mi patio…

cuando llueve se moja como los demás

Esta historia comienza de camino a aquellos jardines con verja muy grande y vallada de cualquier casa de campo. Dio la casualidad que paseando un día por allí me la encontré abierta y dudé por un momento ¿qué habrá detrás de aquellos arboles? Me adentre en la maleza, y comencé a observar como la luz se reflejaba en los arbustos, plantas y hasta la propia tierra tenía un color rojizo muy especial.

Parece que aquel bosque estaba al borde del acantilado que daba al mar, sentía la brisa cálida y como el agua golpeaba las rocas. Que espectáculo sentado frente al mar, los matices, tonos y colores de aquel azul, tenían fuerza pero ¿Cómo podía retener toda aquella paleta cromática en mi memoria? Opción uno: puedo hacer una foto con el móvil, pero no sé si tendrá suficientes pixeles para retratar esa belleza. Dos: Vaya se me ha olvidado coger un cuaderno y colores. Tres: Caballete, lienzo y maletín, es una buena opción pasar una mañana aquí. Seré lo más práctico posible, voy a coger el móvil, y lo subiré a las redes.

Al día siguiente me levanté temprano, parece que el día está nublado y grisáceo, pero valiente dije voy a captar aquella impresión aunque sea con unos dibujos y lápices de color. El paisaje era diferente al de ayer, tonos verdes, azules, pardos, rojos la luz bañaba los objetos de una forma más apagada. El cuaderno se llenaba de bocetos a nogalina, lápices acuarelables hasta barra grasas, grafito… no paraba de dibujar, pero aún así me gustaría probar a pintar un cuadro como aquellos impresionistas.

Rojo, amarillo y azul, el blanco y el negro me los llevo por si acaso. El día es soleado hasta veo pasar por la playa un hombre montado a caballo. Bonito lugar donde poder pintar un cuadro y me gustaría volver a ver ese jardín abierto para mí.

Saludos a tod@s

Juan José Andreu

Una buena impresión

Una buena impresión

3,2,1…Acción

Todo estaba premeditado para que esta semana en Pájaros de Barro, me propusiera a dibujar el registro en el acetato y volverme loco haciendo impresiones de la serie de grabados Meditaciones.

El pedido de papel de obra final está por llegar, la tinta, tarlatana, ¿no hay stock de materiales?, un poco de estrés, bueno al menos el tórculo lo tengo. Una buena preparación previa para cualquier cosa es importante, aunque a veces no dependa de ti.

¿Por dónde empiezo? Es fácil por la estampa del grabado número 1 hasta completar las 10 que hay. Cada impresión cuenta sobre todo porque cada una no es igual a la siguiente. Esta en especial, está hecha a mano con la técnica del  aguafuerte con muchísima paciencia.

Casi le hago la ola a la repartidora del material y le ayudé (pensé: llegó el papel). Divido en cuatro partes el papel y lo dejo en la mesa preparado para estampar.

¡Estos días haré 50 estampas del número 1! Para hacer un buen entintado del grabado número 1, hay que ser muy sutil para que la tinta negra penetre en la incisión del huecograbado (vamos el dibujo). Y después poco a poco de la superficie de la matriz se elimina con tarlatana y papel de seda. Luego la plancha entintada se apoya sobre la pletina del tórculo y sobre ella el papel bonito, más los fieltros.

¡Como un capitán de un barco!,  muevo el volante del tórculo dejando impresión del dibujo del grabado sobre el papel. Ha salido muy bien, ahora sólo me quedan 49 estampaciones del grabado número 1, mucha paciencia Juanjo.

Saludos a tod@s

Juan José Andreu

Pájaros de Barro

Pájaros de Barro

Porque toda historia tiene un comienzo

Tras revisar la letra de pájaros de barro, dibujar, diseñar y pintar pájaros para el logotipo, cada palabra de la canción me resonaba a pasión, amor, deseo y quizás tristeza. Le di la vuelta y comprendí que hacia pájaros de barro y los echaba a volar, es imposible que una pieza de arcilla salga disparada por la ventana del estudio, pero desde mi imaginación pensé claro que puede volar y a partir de ese momento se me quedo grabado en mi memoria el nombre y la letra de Pájaros de barro.

Una tórrida tarde de verano hacia 1991, montado en la parte de atrás del Ford fiesta rojo, sin aire acondicionado (eso era importante), escuchaba la canción de Pájaros de Barro a todo volumen. Mi primera impresión  fue agradable y tranquilizadora, me aislaba del ruido de las ventanas abiertas y la velocidad en el transcurso del viaje hacia la mar.

Gracias a tod@s por estar ahí.

Juan José Andreu

Pin It on Pinterest